1
mar

El chocolate en las culturas mesoamericanas

 Autor: adria, en Historia

visto: 1044 veces

Girolamo Benzoni (*1519), un comerciante italiano del Quinientos y famoso historiador de las Indias (su estancia en el Nuevo Mundo comprende los años entre 1541 y 1555), cuya obra magna, la llamada Historia del Nuevo Mundo (1565), tuvo muy buena aceptación en toda Europa y contribuyó –por su muy dura crítica sobre la conquista de América–, como es sabido, a la proyección europea de la «leyenda negra» hispano-americana, era ya muy indiferente respecto del carácter novedoso de las costumbres indígenas cuando tildó a la bebida azteca chocolatl de «bebida más bien para puercos que para hombres». Muy al contrario de lo que dijo Benzoni, el significado exacto del nombre latino de cacao, Theobroma, debido al gran botanista Carolus Linnaeus, significa «comida para dioses». Cristóbal Colón se dio cuenta del gran aprecio que los amerindios tenían por la semilla del cacao al capturar una de sus canoas comerciantes en las aguas hondureñas.

Pero esta observación de Colón no despertó todavía la curiosidad de los españoles en aquel fruto misterioso. De hecho, la semilla se usaba como moneda, y la bebida que de ellas se producía, se reservaba para los varones pertenecientes a la nobleza castiza. El primero que descubrió el verdadero valor del chocolate fue Hernán Cortés, el conquistador de los Imperios Azteca e Inca (hoy México y Perú). La idea de «plantar monedas» era de tan gran atractivo para el extremeño que pronto empezó a establecer las primeras plantaciones de cacao. Cortés también fue el primero en introducir la nueva bebida exótica en la Corte regia de Carlos V en 1528. Para él, la bebida era un estimulante propicio para revigorizar las habilidades y la fuerza de sus soldados.


¿Te gusta este artículo?


¿Te gusta Corazón de chocolate?... compártelo


Donaciones

Artículos relacionados

Los más vistos

Etiquetas: ,

Esta entrada ha sido escrita en Domingo, marzo 1st, 2009 at 22:37 y ha sido archivada en Historia. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de la alimentación de RSS 2.0 feed. Puedes dejar una respuesta, o dejar un trackback de tu propio sitio.

Dejar una respuesta

Nombre (*)
Mail (no será publicado) (*)
URL
Comentario