Un viaje con sabor a chocolate

visto: 4461 veces

Velada con chocolate

Turín, capital gastronómica de Italia, ha lanzado la ‘ChocoPass’, una tarjeta que permite hasta veintitrés degustaciones de chocolate durante tres días

Es, sin duda alguna, una de las capitales gastronómicas de Europa, no sólo por la fama de sus trufas, quesos, arroces, vinos y dulces, sino porque en Turín, capital de la región del Piamonte, la gastronomía se entiende como un verdadero arte, una filosofía de vida. Hasta tal punto es así que fue en esta región italiana (concretamente la localidad de Bra) donde nació la asociación que hoy conocemos con el nombre de “Slow Food”, que ha acabado convirtiéndose en todo un movimiento internacional que lucha contra la estandarización del gusto y defiende las tradiciones culinarias regionales, así como sus productos y su forma de cultivo o cría.

Pues bien, con estos antecedentes no es de extrañar que surjan iniciativas como la del ChocoPass, una tarjeta turística que, al módico precio de 15 €, te va a permitir (si en tu próxima escapada has decidido visitar Turín y, claro está, eres una chocoadicta sin remedio) realizar hasta 23 degustaciones de chocolate durante tres días.

Si te animas a visitar Turín, merece la pena que entres en cualquiera de sus pastelerías y cafés históricos, locales ubicados en preciosas plazoletas o bajo antiguos soportales que te transportarán al Turín del siglo XIX. Una vez allí, no pierdas oportunidad de disfrutar de un bicerín, la bebida turinesa por antonomasia, realizado con café, chocolate y crema o, si lo prefieres, un buen chocolate a la taza con nata o un delicioso sabayón. Estas delicatessen hay que saborearlas acompañadas de típicas galletas, como los nocciolini, torcetti o de los riquísimos gofri

Chocolateria en Turín

Te proponemos un pequeño tour por algunos de los cafés históricos más importantes de la ciudad, además son lugares inmejorables para realizar un descanso tras una larga y cansada jornada turística:

Al Bicerin (Piazza Consolata, 5). Desde 1763 se ofrece una mezcla de café con nata, chocolate y algo más que lleva su nombre y era la bebida favorita de Puccini y Alexandre Dumas.
Caffè Baratti & Milano (piazza Castello, 29), en la entrada de la Galleria Subalpina. Un buen sitio para tomar un café y gustar tortas, dulces y galletas que se pueden también comprar.
Caffè Fiorio (Via Po, 8). Las especialidades son los ‘Zabaione, Gianduiotto Fiorio y cioccolata calda’.
Caffè Mulassano (Piazza Castello, 15). Uno de los lugares míticos para el primer café del día. Aquí fueron inventados los tramezzini, pequeños sandwiches de mil sabores.
Caffè Platti (Corso Vittorio Emanuele II, 72). No hay que perderse su ‘torta Platti’.
Caffè San Carlo (Piazza San Carlo 156). Se suele pedir un m’iscele di Caffé. Es el primer local italiano donde se utilizó la iluminación a gas que resaltó los estucos y estatuas que todavía hoy mantiene el café.
Caffè Torino (Piazza San Carlo, 204). La elegante disposición de sus ambientes destaca a comienzos del siglo XX.
Pepino (Piazza Carignano, 8). Creado en 1903 frente a su homónimo palacio es muy conocido por el pinguino, helado cubierto de chocolate y crema de leche.

Fuente: hola.com


Etiquetas:

Esta entrada fue creada el Domingo, marzo 15th, 2009 a las 13:44 y está archivada bajo la Categoría Chocolugares, Viajes. Puedes seguir las respuestas con el feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio site.

Dejar una respuesta

Nombre (*)
Mail (no será publicado) (*)
URL
Comentario