Entradas con la Etiqueta ‘huevos pascua’

Huevos de pascua

Ingredientes:

Para los huevos:

  • 1/2 kg. de chocolate cobertura
  • Pincel de cerda blanda
  • Moldes para huevo de Pascua

Los moldes pueden ser de cualquier tamaño y forma. Ultimamente están de moda también los conejos de chocolate, por lo que moldes con esta forma también son adecuados para esta receta.

Es importante que los moldes estén limpios. Para ello podemos enjuagarlos con agua tibia y detergente o bien utilizar un algodón limpio y seco.

Preparación:

Templado del chocolate

  1. Tomaremos 3/4 partes del chocolate y lo cortaremos en trozos pequeños con un cuchillo, lo ponemos a calentar a baño maría aproximadamente 4 minutos y con fuego mínimo, para que el vapor no penetre en el chocolate, sin dejar de revolver. La temperatura ideal que debe alcanzar el chocolate es de 40 45º, para comprobarlo,  retiramos un poco con alguna espátula y lo ponemos en contacto con nuestro labio inferior: el chocolate debe estar apenas tibio.
  2. Una vez comprobada la temperatura, retiramos el recipiente del fuego y agregamos el resto del chocolate en trozos. Removemos hasta que se derrita todo y quede como una crema. Si a pesar del batido no se logra derretir todo el chocolate, podemos volver a colocarlo al fuego pero tan solo unos 3-5 segundos. Retiramos y continuamos batiendo hasta que todo se disuelva.
  3. Una vez mezclado todo, necesitamos comprobar que la temperatura del chocolate es la adecuada antes de utilizar los moldes. Para ello mojaremos un cuchillo de acero inoxidable en el chocolate, y lo colocaremos en la heladera unos 4 o 5 minutos. Si al retirarlo y presionarlo con los dedos el chocolate queda firme, el templado es correcto, de lo contrario, si se disuelve al tacto, el templado es incorrecto y no serviría para moldear, pues el chocolate quedaría adherido al molde.
  4. Podemos realizar el templado del chocolate en microondas. Para ello lo colocamos en un recipiente adecuado y lo calentamos por 30 segundos. Luego retiramos y comprobamos. Realizaremos esta operación tantas veces como sea necesario hasta alcanzar el punto justo.

El moldeado

  1. Una vez que el chocolate esta en su punto justo, pasamos a los moldes. Cargaremos el pincel con chocolate y procedemos a pincelar los moldes, desde el centro hacia afuera y con movimientos envolventes contrarios a las agujas del reloj. Ya cubierto todo el molde, los colocamos sobre una placa y llevamos a la heladera por 5 -10 minutos.
  2. A medida que se trabaja con el chocolate y el tiempo transcurre, comienza a endurecerse en los bordes. Es cuando se vuelve a repetir la operación de colocarlo a baño de María, con el agua hirviendo, y el recipiente tocando el agua, durante 3 segundos sin revolver.
  3. Pasados el tiempo en la heladera, retiramos los moldes y volvemos a pincelar pero con cuidado de no engrosar mucho los bordes. Volvemos a colocar al frío, pero esta vez hacia abajo sobre una placa con papel manteca o impermeable, durante 25 minutos o hasta que quede firme.
  4. Finalmente, procedemos a desmoldar. Para ello debemos limpiar las aletas del molde con un cuchillo, y luego hacer una leve presión hacia adentro. El chocolate debería desprenderse fácilmente. De no ser así, puede que les falte frío, por lo que se debe dejar unos minutos más en la heladera, o lo que es peor, puede que el chocolate haya estado mal templado, y habrá que cargarse de paciencia y volver trozar el chocolate para realizar el templado nuevamente.

El armado

  1. Una vez que tengamos todas las mitades desmoldadas, debemos proceder a unirlas para formar los huevos. Para ello podemos mojar los bordes con un poco de chocolate templado, o bien calentar una placa y apoyar sobre ella los bordes unos segundos, para que se derritan y puedan unirse ambas partes.
  2. Recordemos antes rellenarlos con trufas, confites, caramelos o lo que nos permita la imaginación, y decorarlos con chocolate blanco o glasé real.

 

Origen de la tradición de los Huevos de Pascua

La tradición de obsequiar huevos se remonta a mucho tiempo atrás.

Ya para las antiguas civilizaciones de Egipto, China, Persia y Grecia, el huevo era símbolo de la vida.

Antes de que existiera la celebración cristiana de la pascua; los huevos eran utilizados en los ritos y festividades del final de invierno y llegada de la primavera; para celebrar el renacer de la vida, de los árboles y flores; o se intercambiaban decorados y pintados.

Luego, con el cristianismno, el huevo también simboliza el renacer de la vida; pero en este caso el renacer del hombre a través de la resurrección de Jesús.

Desde el siglo IX hasta finales del siglo XVIII, la Iglesia Católica en Cuaresma prohibía a sus fieles comer carne y huevos. Es por este motivo, que se acostumbró ir guardándo esos huevos que no eran consumidos y decorándolos para celebrar el día que se conmemora la resurrección de Jesús.

Luego, esa costumbre pasó a América; y es así que en América del Sur (hemisferio sur), aunque la pascua siempre es al comenzar el otoño; igualmente, por los fuertes motivos religiosos, se celebra el renacer del hombre.

¿Te gusta este artículo?

¿Te gusta Corazón de chocolate?... compártelo

Etiquetas: , , , ,